El talud que tiene en alerta la pista del Aeropuerto Matecaña – Otras Ciudades – Colombia

    /
    /



    Se cumplió una semana del segundo derrumbe ocurrido sobre la variante la Romelia- El Pollo de Pereira. Esa zona es la parte inferior de dos barrios de la comuna Ferrocarril, sin embargo, en la parte alta de la montaña se ubica la cabecera occidental de la pista del Aeropuerto Internacional Matecaña, sobre la cual hay especial atención pues podría estar en riesgo su estabilidad.

    De acuerdo con el alcalde de Pereira, Carlos Maya, por la proximidad con la montaña que está cediendo existe el riesgo que, además, no es nuevo: “El riesgo sí ha existido y por eso el Gobierno anterior construyó un muro de contención sobre el talud del Aeropuerto, un muro en tecnología especial y ello ha permitido disminuir el riesgo de deslizamiento sobre la pista del aeropuerto”.

    Las obras mencionadas por el mandatario se hicieron el año pasado, después del deslizamiento ocurrido en la misma zona y el cual dejó cuatro personas muertas, 12 carros sepultados y más de 300 viviendas con orden de demolición.

    Ante el nuevo deslizamiento volvió la inquietud sobre el grado de vulnerabilidad de la pista, pues –si bien no se ha desprendido más tierra- según la Dirección de Gestión del Riesgo de Pereira (Diger), sí hay constantes movimientos al interior de la montaña.

    Al respecto, Francisco Valencia, gerente del Matecaña, manifestó que los suelos sobre los que está cimentada la pista son resistentes, debido a que los constituyen cenizas y flujos volcánicos sólidos; además que la base del talud del aeropuerto -que limita con el barrio Matecaña- se encuentra reforzada por una pantalla de 33 caissons, obra dispuesta por el exalcalde Gallo tras la tragedia y la cual culminó en febrero pasado.

    “El ingeniero civil especialista en suelos nos entregó un parte de tranquilidad; pero claro que la actitud es de monitoreo y gestión. En este momento no hay ninguna obra sugerida para el aeropuerto, sí para el talud de la parte inferior”, señaló Valencia.

    Le puede interesar: Familia amenazada de muerte tuvo que ser evacuada en helicóptero

    El informe en el que se basa el Gerente fue entregado por la firma Ríos Ingenieros S.A. S y manifiesta: “Una vez evaluadas y valoradas las consecuencias del deslizamiento ocurrido como segundo pulso de falla del pasado 24 de julio, le puedo certificar que la infraestructura aeroportuaria no presenta inestabilidades ni riesgos asociados a los movimientos en masa o deslizamientos presentados en la zona circundante”.

    Tal como lo refiere este estudio, los suelos son diferentes a los de la zona del talud, los inmersos en el deslizamiento “corresponden en su en su mayoría actividades antrópicas y con el producto de muchos años de deterioro de ladera y zonas de adecuación”.

    Por su parte, Carlos Crosthwaite, exconcejal de Pereira e ingeniero civil, aseguró que faltan estudios para determinar que no hay ningún riesgo. “Dicen que ya no le pasó nada, pero está por verse porque no hay seguimiento alrededor de esas obras. Se tardaron un año en intervenir y no es posible que esos descuidos cuesten un bien tan relevante como el aeropuerto”, dijo.

    Recursos para las obras

    El pasado jueves, en la visita del Director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo, se informó que ya el municipio tiene los 10.000 millones de pesos con los que el Gobierno Nacional se había comprometido desde el 2019, por lo desde este lunes iniciarán obras de mayor envergadura.

    Cabe anotar que el pasado martes se inició con la demolición de 325 viviendas que aún estaban en pie y ejercían presión sobre el terreno.

    “Con esos recursos vamos a hacer las obras definitivas de estabilización de la ladera y mitigación del riesgo. Cabe la posibilidad de que no sean suficientes porque se estaba trabajando en base a lo ocurrido en 2019. Sin embargo, la UNGR abrió la posibilidad de apoyar con el excedente”, indicó Alexander Galindo, director de Gestión del Riesgo en Pereira.

    Por el momento no hay obras de remoción del material que tapona la vía, pues aún hay movimiento de masa al interior de la montaña.

    “Se va a estabilizar primero para no poner en riesgo a ningún operario del proyecto”, precisó Galindo.

    La administración municipal calcula que la apertura de esta vía, importante para la movilidad entre el Eje Cafetero, Antioquia y el Valle del Cauca, podría tardar más de un mes.

    LAURA USME 
    PARA EL TIEMPO
    PEREIRA

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This div height required for enabling the sticky sidebar