Médica pide que AMT le levante una multa; su esposo circuló con salvoconducto para trasladarla a hospital de Quito

    /
    /



    Ruthy Rojas es médica posgradista. Labora en el área de cirugía general del Hospital Docente de Calderón, en Quito. La trabajadora de salud manifestó su indignación frente a un hecho ocurrido el miércoles 5 de agosto del 2020, en el sector de Cotocollao, cuando agentes metropolitanos de tránsito detuvieron y multaron a su esposo luego de que él la dejara en el centro, como todos los días. La placa de su vehículo termina en número par y ese día no podía circular. Solo el personal que atiende durante la pandemia tiene permiso para hacerlo.

    La médica señaló que tenía guardia en el hospital y su esposo le llevó como lo ha hecho desde el inicio de la emergencia sanitaria, ya que ella no cuenta con otro medio para movilizarse. Antes de las 07:00 su esposo la dejó en la casa de salud y lo detuvieron antes de llegar a su domicilio, en la calle Libertadores; eran alrededor de las 07:30, contó la posgradista. “No era un operativo, fueron dos agentes que iban en moto”.

    Debido a la emergencia sanitaria, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional dispuso que el personal de salud se movilice sin restricciones para las placas u horas. Para ello no es necesario un salvoconducto, se garantiza su movilidad con solo presentar la credencial del centro en donde se trabaje.

    Su esposo la ha trasladado todo este tiempo al hospital, ya que cuentan con un solo vehículo familiar. La médica señaló que les indicaron que para llevarla, el esposo necesitaba un salvoconducto, ya que él no es trabajador de salud. Así que lo tramitaron y en él se indica que moviliza a personal médico. “Mi esposo me lleva al hospital porque él requiere el carro para su trabajo, también cuenta con salvoconducto de su empresa”.

    Tras presentar el documento y una copia de la cédula y credencial de la posgradista, el agente de tránsito -relató la médica- le dijo a su esposo que no podía demostrar que ella estaba de turno y que su pareja la dejó en el hospital. Enseguida el esposo llamó a la doctora y ella le envió un archivo PDF con su horario de trabajo y un certificado firmado por el jefe de servicio.

    “El agente dijo que no le interesaba ningún documento, que no tiene justificación para salir y que esos papeles los presente a un juez. Entiendo que los gentes deben tener dudas, pero presentamos todas las pruebas, prima el sentido común”. Los agentes le pusieron una multa de USD 200 por mal uso de salvoconducto.

    El esposo de la médica -relató ella- se quedó en pijama, en medio de la calle, mientras una grúa se llevaba el vehículo. Tras comunicarse con la Agencia de Tránsito, le respondieron que “no hay salvoconductos para movilizar a terceros y que busque otra forma de ir al trabajo o vaya en taxi”.

    Según la médica posgradista, su esposo ha presentado el mismo salvoconducto desde el inicio de la emergencia sanitaria, cuando agentes lo han detenido para que justifique su circulación. “Nunca nos han hecho problema ni nos han dicho que está mal o no funciona”.

    Rojas envió una queja a la AMT, por correo electrónico, pidiendo una solución ante el acto que, asegura, es injusto. A través de ese mismo medio, la entidad municipal le respondió que “no es posible eliminar una multa administrativamente, de no encontrarse de acuerdo con la sanción recibida, deberá acercarse al patio de retención en donde se encuentra retenido su vehículo y solicitar al abogado notificador el auto de inicio, en el horario de atención de 08:00 a 16:30, de lunes a viernes”.

    La médica asegura que abogados le han explicado que la apelación de la multa interpuesta implica un proceso legal, para lo cual debería contratar a un profesional para resolverlo en un juzgado de tránsito. Y para pedir la devolución del vehículo tendría que presentar una segunda apelación. “No tengo dinero para pagar abogados, resulta menor la inversión en tiempo y dinero, pagar una multa injusta y que nos devuelvan el auto en cinco días”.

    La apelación, dijo la médica, es solo para la multa, mientras que el carro continuaría detenido hasta que les den audiencia, que -según les informaron- podría ser en 15 días. “Mi esposo necesita trabajar, no podemos darnos el lujo de dejar el carro retenido”.

    A la espera de que la AMT les brinde una solución, la pareja todavía no ha cancelado la multa. Además de los USD 200, deberán pagar USD 50 por la grúa.

    En los cantones como Quito, que se encuentran en semáforo amarillo, los vehículos con placa terminada en número par pueden circular los martes, jueves y sábados. Y los que terminan en número impar circulan los lunes, miércoles y viernes. Los domingos se alternan, una semana para placas pares y otra para impares. Este domingo 9 de agosto del 2020, todas las placas pueden circular, debido al feriado. Pero el personal de salud puede movilizarse a sus sitios de trabajo.

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This div height required for enabling the sticky sidebar