Atrevidos

    /
    /



    La novela “El ladrón nos visita dos veces” del italiano Caco Malcalzone será el libro del año. Narra cómo un presidente de Orinoquia la transformó en un estercolero moral y en una tierra de narcos. Hábil momificador convertía hospitales en vistosas momias sin cerebro ni equipos; transformaba colegios y universidades en máquinas de informes; prostituyó la Justicia; le gustaba derrochar, su canciller tenía docenas de asesores; se compró dos aviones: el uno para viajar, el otro para sí se sabe qué. Muy ordenado: domingos, misa, comunión, familia, cánticos a Fidel y Che; lunes, maquinar decretos; martes, cura de rodilla y repaso de economía; miércoles, multar periodistas, radios y medios; jueves, insultos y lentejas; viernes des jerarquizar Fuerzas Armadas; sábado, abrirse la camisa ante policías. Gastó todo el dinero de Orinoquia; quiso perpetuarse en el poder, pero no pudo; juró volver y terminó terciando en las elecciones 2021 a través de prestanombres que robaron equipos de inteligencia y espionaje para trolearnos suciamente y espiarnos indecentes. Terminado su mandato, fue condenado a ocho años de cárcel, pero fue amnistiado por su dictador y volvió a mandar en Orinoquia. Hambre para todos con excepciones. Madurizó la República. Empezó la emigración. Premio Nobel para Malcalzone Caco. Una banda de nocturnas aves se dirigió a Interpol para librarlo de la cárcel. Christie: argentina; Lúlides/Dilmao: brasileños; Mujicates/Tabaré: uruguayos; Lugo: paraguayo; Evo: boliviano; Samper: cero-seis, colombiano; Torrijillos: panameño; Salvatore: salvadoreño; Ze/Laya: hondureño; Fernandito: dominicano. Denigran la justicia ecuatoriana. Argumentan con falacias. Posverdánicos. Lo que irrita es que mienten con una ligereza perversa o ignorante.

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    This div height required for enabling the sticky sidebar